Anacronismo, dialéctica y sublevación. O de cómo pensar la imagen a contrapelo